Puchi´s Co.

Es un nuevo cliente? Comencemos!.

Es simple, comodo y efectivo!

Ingreso Miembros

Olvido su password?

Aun no es miembro?

Caracteristicas Generales


Conozca los detalles tecnicos y ventajas de nuestros productos

EFECTOS DE LA HUMEDAD


Difusión y condensación del vapor de agua
El aire posee un pequeño porcentaje de vapor de agua, en forma gaseosa, que ejerce una presión parcial, denominada presión de vapor de agua. Para cada temperatura el aire puede almacenar una determinada cantidad máxima de vapor de agua, o presión de vapor de saturación, rebasada la cual, el vapor de agua se condensa.
Se denomina humedad relativa a la relación entre la presión de vapor contenida en el aire y la presión de vapor a saturación para una temperatura determinada.
Desde el punto de vista de la regulación higrotérmica, interesa evitar fenómenos de condensación superficial y de la humectación de los paramentos por condensación en masa, además de mantener los locales en las debidas condiciones de humedad relativa dentro de los límites del bienestar. En estos puntos es donde el yeso puede actuar como regulador higrotérmico, colaborando naturalmente con otros factores.
A título de ejemplo, para aclarar su utilización, puede decirse que si la temperatura seca exterior del aire es 0°C y el aire contiene 3.4g de aire seco, la humedad relativa es del 90 %, y existe una presión de vapor de 5.4 mbar. Esta puede ser una típica condición del aire en invierno. Este mismo aire, con la misma cantidad de agua por masa de aire seco, calentado a 20oC pasa a tener una humedad relativa del 23 %, lo cual nos demuestra lo que sucede cuando introducimos este aire exterior para ventilación y lo calentamos.
Como resultados de actividades normales en un edificio, a la misma temperatura, su humedad relativa ascenderá al 70 % con una presión de vapor de 16.5 mbar, y un contenido de 10.4g.
Finalmente, este mismo aire para alcanzar la saturación tendrá que bajar al menos su temperatura a 14.5°C.

Permeabilidad o difusivilidad al vapor de agua (dV)
La permeabilidad o difusivilidad al vapor de agua, dV, es la cantidad de vapor de agua que pasa a través de la unidad de superficie de un material de espesor unidad, cuando la diferencia de presión de vapor entre sus caras es la unidad.
La difusión relativa del vapor de agua a través del yeso es unas 10 veces más baja que a través del aire, además de ser similar a la de otros materiales porosos minerales y algo mayor que la de la madera de pino.

Comportamiento frente al humedicimiento prolongado o repetido de condensaciones
La resistencia del yeso se reduce a la mitad cuando el contenido de humedad alcanza el 1 %, por lo que no es conveniente la exposición al agua.
Aunque la solubilidad del yeso es baja, debe evitarse una penetración prolongada de humedad en el revestimiento, ya que se producen recristalizaciones con alteraciones del aspecto de su superficie. Con el secado generalmente se recuperan las propiedades iniciales. Una exposición ocasional al agua de corta duración, aunque sea repetida, no es perjudicial, siempre que el yeso pueda recuperar su humedad inicial de equilibrio.

Se ha comprobado lo que se denomina EFECTO MARÍN (Figura 6.11.4.1.1), en memoria de D. Manuel Marín, prestigioso empresario y Presidente de Eurogypsum. Resumidamente se podría enunciar este efecto como la recuperación al secar, de la dureza superficial y las resistencias mecánicas de un prefabricado de yeso o escayola si eventualmente sufre una acción directa del agua, como por ejemplo, lluvia durante el proceso de almacenamiento o transporte.

Condensación
La condensación superficial es la condensación que aparece en la superficie de un cerramiento o elemento constructivo cuando su temperatura superficial es inferior o igual al punto de rocío de aire que está en contacto con dicha superficie.
Cuando la humedad relativa de un local se aproxima al 100%, el vapor de agua se condensa principalmente sobre los paramentos más fríos, ya que junto a ellos disminuye la temperatura y la presión de vapor alcanza valores de saturación. Vemos pues, que la propiedad antes estudiada, de confort superficial, tiene aquí otra ventaja adicional, pues es en las superficies más frías al tacto, como las del vidrio, mármol, metales, etc., o sea la de mayor coeficiente de penetración térmica, donde antes aparecen las condensaciones.
Para evitar condensaciones, junto a una adecuada utilización de materiales en los paramentos, que regulan en cierta medida la humedad relativa de los locales, es preciso mediante una ventilación o renovación de aire adecuada eliminar convenientemente el vapor de agua. Esta eliminación puede hacerse mediante conductos u orificios de ventilación natural o forzada, pero también se realiza a través de las paredes según sea su grado de permeabilidad al vapor de agua.

Transpiración
En condiciones normales, y sobre todo en invierno, la presión de saturación es más baja en el interior de los edificios que en el exterior. Hay, por tanto, a través de las paredes una continua difusión del vapor de agua desde el interior de las construcciones hacia el exterior, ya que el vapor de agua va siempre del ambiente con mayor presión de vapor, al que tiene menor presión.
La velocidad de difusión del vapor de agua depende de dos factores. En primer lugar, de la diferencia de presión de vapor entre el interior y el exterior, en segundo lugar, de la llamada «difusividad» del paramento. La difusividad de un paramento o de otro elemento constructivo, formado por varias capas de diferentes materiales, se calcula de modo similar a la transmisión del calor.
Es particularmente interesante el «coeficiente de difusión relativa» de cada material, o sea, la relación entre la velocidad de difusión a través del aire y la velocidad de difusión a través de la materia.
La difusión relativa a través del yeso, unas 15 veces menor que a través del aire, es similar a la de otros materiales tradicionales minerales, mayor que la de la madera y notablemente superior a la de los productos típicamente aislantes al calor, pudiéndose afirmar que a través del yeso las edificaciones transpiran.
Por último, hay que tener especial cuidado en el revestimiento final aplicado sobre el yeso, pues algunos productos como determinados papeles, pinturas o tejidos plásticos, son impermeables al vapor de agua y suprimen esta cualidad de nuestro material, al producir una barrera para la difusión del mismo, evitando que las edificaciones transpiren.

Siguenos Book FaceBook Twitter RSS